Internet of Fun – Demostrando el concepto IoT

big-bang-t3e23-jaestevan

En un artículo anterior, hacía una introducción del concepto de Internet of Things (IoT, Internet de las Cosas) y por qué iba a ser relevante en el futuro en multitud de procesos empresariales, procesos que inevitablemente van a llegar al mundo del ERP en mayor o menor medida.

Uno de los factores que, en mi opinión, van a hacer que estas prácticas se disparen en un futuro cercano es su accesibilidad. La facilidad de desarrollarlos y el bajo coste con el que se puede empezar a hacer cosas útiles y de eso estamos hablando, ¿Verdad?… de cosas 🙂

En la demostración que empieza con este post vamos a crear un ejemplo funcional sencillo para comprobar las posibilidades de las que disponemos en cada caso, y comprobar lo sencillo que puede ser investigar y crear prototipos que luego podremos convertir en sistemas reales. Utilizaremos materiales de bajo coste para hacer pruebas, que luego podremos convertir en sistemas reales con material industrial equivalente.

Este artículo contará por lo menos con tres partes (puede que más, si el tema interesa) teniendo en cuenta los que para mi son los tres boques de estas técnicas: Sistemas que van a generar la información (las “cosas” del IoT), los consumidores que harán uso de esta información, y los canales que nos permitirán capturar, almacenar y procesar la información generada.

grafico-iot-jaestevan

Continue Reading…

Internet of ¿Things? Qué es y por qué debe interesarme

Si llevas en esta industria suficiente tiempo estarás acostumbrado a escuchar palabras nuevas prácticamente cada día. Algunos de estos buzzwords sólo pretenden presentar como novedades cosas que siempre han estado ahí, pero algunas llegan a ser realmente relevantes no solo para nuestra industria, sino para las que damos soporte desde los equipos TIC. Una de las que van a ser importantes es la llamada IoT (Internet of Things), o Internet de las cosas.

Internet de las ¿Cosas? ¿Qué es el IoT?

El término, como suele ocurrir, no es nuevo. La definición original y primer uso se atribuye a Kevin Ashton (1) en 1999, en una presentación sobre posibles utilidades de dispositivos RFID (ahora ampliamente utilizados en sectores clave como el retail), aunque no ha sido hasta que la capacidad de procesamiento y comunicaciones han crecido con la llegada del cloud que el término y sus utilidades han explotado pasando a primera línea en cualquier discusión técnica.

Para comprender el concepto hay que entender el contexto: la mayoría de la inmensa cantidad de información que conforma Internet actualmente (se estima en 50 petabytes -un petabyte son 1024 terabytes-) ha sido, de una forma u otra, generada por personas. Crear un documento, tomar una foto, hacer like, retuit, etc. son todas acciones realizadas por personas. Acciones que a menudo resultan en información que acaba en internet.

Sin embargo, potenciado en los últimos años entre otras cosas por el aumento notable de capacidad de procesamiento mediante servicios en la nube, mejoras en las comunicaciones y por el bajo coste de los componentes electrónicos (sensores), empezamos a tener gran cantidad de información no generada por personas, sino por “cosas. Sensores instalados en todas partes (en casa, en el coche, en el móvil, en las tiendas, en las carreteras, dispositivos wearables, …) y conectados a la red son capaces de enviar una inmensa cantidad de información de manera fiable y casi ininterrumpida a la red, creando una red interconectada de “cosas“, y de ahí el IoT.

Según varios estudios (2)(3) la cantidad de dispositivos conectados estimada para 2020 ronda los 26-30 billones (billions, miles de millones). Un aumento muy notable comparado con los 7.3B de ordenadores, tabletas y móviles que los mismos estudios estiman para las mismas fechas. Otro estudio de cisco (6) aumenta hasta 50B la previsión, estimando que en 2020 habrá 6.58 dispositivos conectados por persona, desde los 3.47 actuales.

Yo trabajo con datos empresariales ¿En qué me afecta ese cambio?

Si estas estimaciones se cumplen, es fácil darse cuenta de cómo la gran mayoría de la información será generada por dispositivos, aunque todavía queda para las personas la responsabilidad de procesarla, almacenarla y explotarla, y eso nos incumbe a todos los que trabajamos con datos de empresas. No tardaremos demasiado antes de ver este tipo de información aparecer en sistemas ERP, no sólo para la toma de decisiones sino en forma de previsiones en tiempo real, pudiendo utilizar directamente el ERP para corregir tendencias o responder rápidamente a cambios basados en estos datos. Son una herramienta clave para el BI junto a otras técnicas ya conocidas como el data mining o el machine learning.

Continue Reading…